Hagamos que tus potenciales alumnos se matriculen en tu AutoEscuela, y no en la de tu competencia

Hagamos que tus potenciales alumnos se matriculen en tu AutoEscuela, y no en la de tu competencia

Consigo que tus potenciales alumnos se matriculen en tu AutoEscuela, y no en la de tu competencia

Hola, mi nombre es Ángel Barrera y soy el culpable de que estés leyendo esto.

Te resumo brevemente a lo que me dedico:

Sé captar alumnos online. Y lo que hago es proporcionar los mejores alumnos a las AutoEscuelas que le dan importancia a eso. Algunas ni piensan en ello, pues muy bien, ellas verán. Otras, en cambio, saben que éste es el pilar más importante. La captación de alumnos de manera predecible. Atraerles, seducirles y que finalmente terminen matriculándose en tu AutoEscuela. Y no en la de tu competencia.

Pues bien, yo me dedico a eso.

Por cierto, aprovechando que estás aquí, me gustaría contarte una anécdota sobre mí que te puede ayudar a cerrar un mayor número de matrículas en tu AutoEscuela.

He pasado parte de mi infancia en el asiento de atrás de un coche de AutoEscuela.

Sentado entre alumnos temblorosos y chicas guapas transcurrían algunas tardes de verano entre nervios, tensión y fragancias de todo tipo.

Con la ventanilla bajada, mientras el aire me golpeaba la cara, iba empapándome clase tras clase de los secretos de esta profesión.

Con 3 años ya me conocía muchas de las señales de tráfico que veía por la carretera.

Con 6 años ya nombraba las partes del coche y utilizaba las hojas de test para hacer dibujos de señales inventadas y circuitos con todo tipo de vehículos.

Mi día a día era un sin parar de aprendizajes. Algo curioso para un niño de esa edad, pero nada fuera de lo común si tu padre era el profesor.

Él tenía su propia AutoEscuela.

A los 16, pasaba mis mañanas de verano como recepcionista en la AutoEscuela de mi viejo mientras él daba las clases de coche.

¡Qué recuerdos!

Me sentaba en el gran sillón de cuero negro de mi padre esperando que algún posible cliente llamara a la puerta.

Me sentía importante.

Cada vez que sonaba el timbre, un escalofrío recorría todo mi cuerpo. Era la emoción, la adrenalina fluyendo por cada una de las venas de mi cuerpo. Sentía lo mismo que un actor antes de salir a escena o cuando en el colegio decían tu nombre para salir a la pizarra. Esa sensación, ese nudo en el estómago…

Tenía un reto personal. Ningún posible cliente podía cruzar el umbral de la puerta sin haberse apuntado antes a nuestra AutoEscuela.

Te puede parecer raro, pero por aquella época en la que todavía no existía ni internet, aprendía técnicas de persuasión y de venta viendo pelis y series de TV.

Poca gente repara en lo que se puede aprender si prestas atención a tu alrededor y eres un poco avispado. Podías hacer muchas matrículas sólo con fijarte en tus actores favoritos: qué decían, cómo lo decían, cómo utilizaban el silencio para generar tensión, sus gestos (comunicación no verbal lo llaman ahora).

Hay mucho dinero esperando y escondido en esos pequeños detalles.

Yo hago pocas cosas bien. Pero una de esas pocas cosas es fijarme en esos pequeños detalles.

A mí me gustaba mucho el «Equipo A«. Me pasaba las horas muertas viendo capítulos que tenía grabados en cintas VHS.

Me encantaba el poder de liderazgo y negociación de Annibal Smith, era un crack. La grandilocuente perspicacia de Murdock escondida tras su inocente, infantil y a la vez psicótica personalidad.

Aunque sinceramente yo me veía más reflejado en el teniente Templeton Peck, Fénix para los amigos. Un tipo sofisticado y algo ligón. Él sí que sabía influir en las personas para conseguir lo que quería, sobre todo a las del género femenino. Ya me entiendes.

La verdad es que, en esa época, yo era todo un personaje en plena edad del pavo.

Y así, entre matrícula y matrícula, aprendía a persuadir y a convencer con las palabras acerca de lo buena que era la AutoEscuela de mi padre (no como M.A. Barracus, que utilizaba, digamos, otros métodos de persuasión más contundentes: ¡A galletazo limpio!).

En esa época de mi vida descubrí que tenía una habilidad innata para vender.

Y es que a mis 18 ya era el prototipo de alumno que ninguna AutoEscuela querría tener.

Ese que con 10/15 clases ya maneja el coche y se conoce el recorrido del examen como la palma de su mano.

Ese tipo de alumnos dejan poca pasta. No son rentables. Aunque bueno, al menos te suben el ratio de aprobados a la primera.

Bien.

 

Siempre que me preguntaban:

¿qué quieres ser de mayor?

Contestaba orgulloso con una sonrisa en la cara, que quería ser como mi padre.

Entonces llegué a la Universidad y me dio por hacer una Ingeniería. Nada más alejado de los sueños de mi infancia.

Mi hermano, en cambio, sí que ha seguido los pasos de mi padre. Empezó siendo profesor y ahora es el propietario de dos AutoEscuelas con más de 10 profesores en plantilla, y todo conseguido en muy poco tiempo.

Por cierto, sus AutoEscuelas pertenecen al selecto grupo de las que tienen lista de espera para apuntarse. Adivina cómo lo ha conseguido… Y quien le ha ayudado…

 

¿Y por qué te cuento todo esto?

Aunque yo no seguí los pasos de mi padre sé, que a día de hoy, y gracias a «Llena Tu AutoEscuela«, hemos fusionado la experiencia de dos generaciones del mundo de la Formación Vial con las estrategias más rentables e innovadoras de Marketing Digital, para crear el primer Sistema de Captación de Alumnos. Exclusivamente para AutoEscuelas.

Este sistema no sólo te permite tener un flujo constante de alumnos todos los meses, también descubrirás que hay una manera más rentable de gestionar tu AutoEscuela y disponer de más tiempo para ti, para tu familia, para tus hobbies…

 

Y para terminar, una cosa importante:

Estoy ofreciendo por tiempo limitado una Sesión de Diagnóstico totalmente GRATUITA donde hablamos largo y tendido sobre tu AutoEscuela y valoro si es apta para poder ayudarte a conseguir más alumnos.

Consiste en una llamada en la que además te cuento cosas que te pueden hacer ganar mucho dinero.

Reservar esa sesión conmigo puede cambiar el rumbo de tu AutoEscuela y de tu vida para siempre, o puede que no.

De todas formas, es GRATIS ( por ahora ), y es aquí abajo:

Para reservar ahora tu sesión es aquí:

RESERVAR DIAGNÓSTICO GRATUITO
Recuerda, por tiempo limitado y sólo hasta el próximo 31 de mayo te ofrezco esta SESIÓN GRATUITA.
*** PLAZAS LIMITADAS, RESERVA AHORA ***

Quizá no venga a cuento pero, ¿te gusta el fútbol?

Champions League